martes, 30 de junio de 2009

MOCANOS EN LA AVIACION MILITAR DOMINICANA

Al hurgar en documentos del pasado, encontramos que el gran nativo mocano ex-presidente de la República, Don Horacio Vásquez Lajara fue el pionero en tomar la iniciativa en la creación del primer cuerpo militar aéreo en el país. ¿Sorprendidos algunos y/o muchos coterráneos? Aunque verdaderamente el insigne ciudadano nacido en la villa Estancia Nueva-Moca, no tuviese intención alguna de ser miembro activo, sí tuvo la visión de conformar éste organismo, cuando el 27 de marzo de 1927 promovió la Ley No. 904, autorizando la creación de una Escuela Militar y de Aviación, con un aporte estatal inicial de ciento veinte y cinco mil pesos (RD$125,000.00).
Esta iniciativa se quedó trunca, al ser derogada la misma Ley un año más tarde. Pero fue su original iniciativa la que dio pié a que el General Rafael Leonidas Trujillo Molina, luego de derrocarlo del Poder, la tomase como suya y cimentarla en los primeros años de su dictatorial régimen. Establecida como tal, la Academia comienza su tarea de entrenamiento de futuros aviadores y adquisición de equipos afines. Asi es, que el raso Felipe Manuel Cartagena Portalatín (hermano de la inmensa poetisa Aída Cartagena) es el único graduado en 1941 y como resultado, convertirse en el primer piloto mocano.
Resulta cómodo colegir que la graduación de Cartagena motivase a que otros mocanos de su generación decidiesen seleccionar la misma trayectoria. No es de extrañar, que en consecuencia en períodos posteriores de su antecesor, recibieran sus diplomas de aviadores Octavio Ramón De La Maza Vásquez (Tavito) en el 1945. Casi de inmediato al año siguiente, su hermano Rafael Ramón De La Maza Vásquez. Un año después (1947) Guarién Cabrera Ariza. En la misma promoción el francomacorisano Juan de Dios Ventura Simó, que luego 12 años es el piloto héroe de la Gesta Inmortal de Constanza (1959).
Siguieron otros nativos de la Villa del Viaducto,graduándose en conductores de naves aéreas, Juan Manuel Ortega Piñeyro (Marién) y Napoleón A. Henriquez K.(Napito) el 16 de agosto de 1950. En lo que antañe, propiamente al conocimiento directo nuestro sobre la materia, siendo un mozalbete "carpetoso" (inquieto) y perteneciendo a la rama juvenil catorcista (MR1J4) en unión de Héctor Balcácer, Canín Guzmán y Arnaldo Vásquez, en el local de la agrupación (calles Colón y Pdte. Vásquez), residía muy cerca (en la famosa cuesta Belliard) uno más "muchachito" que todos nosotros.
La cercanía facilitaba que él se apersonara muy a menudo al local partidarista. Hermano de la condiscípula amiga escolar Luisa Luna (liceo secundario), acudía al hogar de ellos a realizar tareas educativas. Era imposible imaginarse que aquel jovencito, que veíamos "juguetear" hogareñamente, con el devenir del tiempo, Leonardo Reyes Bencosme un 16 de julio de 1976 lograse graduarse como piloto de la Fuerza Aérea Dominicana y llegar a la cima de ostentar el rango de General castrense. Otro caso interesante. Como alumno del centro educativo "Domingo Faustino Sarmiento), la profesora Dominga Ferreiras nos impartía la materia de Español, la cual era muy exigente en que se le prestase debida atención a su cátedra. Un estudiante daba muestra contraria a lo reclamado por la maestra. Llegó un momento en que ella, cuestiona el por qué de su actitud y le indica lo conveniente que abandone los estudios y que sería preferible que ayudase a sus progénitores en los asuntos de bienes familiares. El estudiante continuó asistiendo regularmente a las aulas del liceo. Cuando alcanzó el término educativo para ingresar a la Academia Militar Aérea así lo hizo. En visita a su hogar familiar en Monte De la Jagua, con su hermana Grisel, les veíamos llegar uniformado militarmente y calzado con sus botas por igual.
Finalmente se gradúa de paracaídista y luego de oficial logra realizar numerosos cursos, hasta inclusive de investirse de una licenciatura en Derecho. Para no prolongar la impaciencia, tenemos que mencionar ahora su nombre: Luís A. Luna Paulino. El 16 de agosto de 1996, al ser nombrado Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Dominicana, dias después, me encontré accidentamente con la ex-profesora Dominga y le recordaba la anécdota pasada con él, y con sonrisa de satisfacción me dijo: - !Cuánto me alegro! En definitiva, Moca y la historia de la Aviación Militar Dominicana tienen lazos indisolubles.

Articulo publicado en Mocanos.net por Punco Diaz Piñeyro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Marca Aeronáutica

Tu Marca Aeronáutica