sábado, 19 de noviembre de 2011

LA CONSPIRACIÓN DE LOS PILOTOS


La presente reseña histórica, es el relato la operación aérea realizada por los oficiales de la Aviación Militar Dominicana, un 19 de noviembre de 1961, cerrando el capitulo sombrío de una dictadura que parecía no terminar, con pretensiones de continuidad de opresión por parte de sus tentáculos que absorbieron por más de treinta años la paciencia y tranquilidad de los dominicanos. Debemos reconocer sin miedo, a esos héroes anónimos, que con sus iniciativas nos dieron la libertad apostando a un mejor porvenir.

Paradoja del destino, estos pilotos le dieron fin a la dictadura, se convirtieron en el verdugo de la tiranía, tomando la base de la AMD como centro de acopio del poderío más temido y primero dentro de nuestras Fuerzas Armadas, sacando a los Trujillo sin mediar palabras.  Base Aérea Presidente Trujillo, en San Isidro, verdadero polo de poder militar para enfrentar las amenazas de continuidad, siendo la AMD, una torre de control donde se concentro todo el mando militar, contando con la mejor infantería, artillería, blindados y aviones de combate,  poderío combinado único para esa época.

Esta situación tan imperante, colocó a este grupo de pilotos en una situación de decisión inmediata, tomando como rumor declarado de que RAMFIS, el teniente general Rafael L. Trujillo Martinez, dejaría el limpio.  Pensamos que ese fue el detonante, para que esta iniciativa valiosa fuera tomada por los Pilotos. No hubiese pasado nada, si a los oídos de estos ases del aire no hubiese llegado el toque de libertad.

Haciendo un recorrido en el tiempo, desde junio, posterior a la muerte de tirano, los oficiales de la aviación militar interpretaron que RAMFIS dejaría el país. Por más que se quiso ocultar, las visitas a la Base en horas de la noche, les indicó que “El Pato”, como le llamaban, dejaría el limpio. Esta sospecha, considerara como de mal agüero, les daba la espina de que se pretendía dejar el país en las manos de “petan, negro y los sicarios” de la dictadura, motivados por las más oscuras y criminales intenciones, determinados además, por sacar del escenario al Dr. Joaquín Balaguer, sobreviviente a todas las intrigas de la corte trujillista,  este con mente maquiavélica, apostando siempre al tiempo implacable, que le da a cada quien lo que se merece en el momento que debe ser.

Fue a finales de junio de 1961 que el Curita, apodo del teniente coronel piloto Durán Guzmán, comenzó a hilar con cautela, los primeros pasos de una conspiración memorable, contactando en primera instancia a sus amigos más cercanos, seguro de que se estaba jugando con su carrera de piloto, y tal vez con su vida. En conversaciones sostenidas, la primera vez que le habló a su compañero y comandante de Escuadrón, el teniente coronel piloto Nelton González Pomares, este simplemente le dijo “déjate de pendejadas”. Días mas tarde, otra vez se dirige a este, vuelve y le responde “tú te estás volviendo loco”.

Estas conversaciones destaparon el deseo de libertad, y siguieron hablando con otros compañeros y le plantearon el escenario al teniente coronel piloto Raimundo Polanco Alegría, comandante del Grupo de Caza Ramfis, arriesgando su pellejo, además también al coronel piloto Pedro Rodríguez Echavarría “Chaguito” sub jefe técnico, muy amigo estos dos y de toda la familia Trujillo. Con mucha evasiva, burlando los servicios de inteligencia, Polanco y Echavarría fueron abordados, con su aceptación, se realizaron reuniones dentro de los carros para no despertar sospechas, así inicio la orden de operaciones. Polanco Alegría acepto de inmediato, pero “Chaguito” le manifestó que solo aceptaría si su hermano, el general Rafael Echavarría, Comandante de la Base de Santiago, entraba en el asunto también.

Al norte del país, en la casa del Comandante de la Base de Santiago, se produjo la primera conversación entre los dos oficiales. Sentados, el general Echavarría oyó los argumentos, se para y les dice que entraba, solo si era el jefe del movimiento, y que solo se actuaria después que Ramfis dejara el país y que lo más importante era evitar la matanza de gente inocente, se iniciaría el movimiento de los aviones bajo cualquier pretexto, estos solo debían atacar los residuos de la tiranía. El grupo de pilotos, coincidían con las ideas del general Echavarría, el cual tenía mucha información y le había tomado el pulso a la situación desde Santiago.



El general Echavarría con un mando efectivo, liderazgo entre los pilotos, prestigio y relaciones con los diferentes jefes de las fuerzas armadas y sobre todo, conexiones políticas apreciables, inclusive en la naciente oposición. González Pomares observó que el grupo de Santiago andaba por los mismos caminos, aunque con la misma cautela y eso involucraba a oficiales como el coronel Alfredo Imbert, sub comandante de la base.



Preparando el escenario, cuando el teniente coronel piloto Rodríguez Echavarría “Chaguito” despegó de San Isidro en un avión C-46, a las 6:30 de la mañana, con el pretexto de llevar gomas de aviones para Santiago, el general Echavarría “Chavá”, ordenó el inicio de los ataques. Ya en el aire le anuncio a su hermano por la radio que había decolado sin novedad. Desde antes, más o menos a las 5:30, se iniciaron los despegues de aeronaves, para efectuar el movimiento planificado.  Serían cerca de las 8:00, cuando se iniciaron los primeros ataques a San Isidro. La orden especificaba era no disparar a los edificios. Por tal motivo, el teniente coronel piloto González Pomares y su ala, el mayor Ramírez Gómez, dirigieron cohetes y cañones hacia el “Batallón Blindado AMD”, tomando en cuenta la prioridad de ataque de estos.

El esquema de la operación se basaba en la disuasión. Otro elemento de aviones, integrado por el teniente coronel piloto Fernández Smester y el capitán piloto Dipp Medina atacó la unidad de artillería del Ejército. Otras aeronaves dispararon a la Jefatura del Ejército situada en lo que es hoy la Base Naval 27 de febrero, entonces 18 de Diciembre.

Una escuadrilla de Mustang P-51D, liderados por el teniente coronel piloto Malagón Montesano, e integrada por el mayor piloto Ortega Piñeyro, el segundo teniente piloto Mena y Mena  y el segundo teniente piloto Viñals Cabrera, atacaron con bombas y cohetes la artillería de la Base Aérea.   La capitán inundada de falsos rumores, el general Echavarría “Chavá”, llamaba por teléfono a los generales del ejército, dándoles un “ultimátum” ordenándoles que los cañones de sus armas pesadas tenían que apuntar visiblemente para el suelo. Las oleadas de ataques se sucedían, desde y hacia Santiago, donde los aviones eran reabastecidos de combustibles y armas, por un equipo de técnicos al mando del teniente Hernández Beato apodado “El Maco”.

Los pilotos, seguntos tenientes pilotos Morales Bobadilla, Guzmán Pérez, Acosta Paulino, Julito Sánchez, Rodríguez Conde,  y Rojas Nolasco. Los mayores pilotos Sánchez Pérez, Martínez Polanco, Martínez Rincón, Marino Polanco Tovar y el capitán Rodríguez Núñez y muchos otros, realizaron otras actividades dentro de la operación aérea. La mayoría de los aviones AT-6 Texan, piloteados por los oficiales más nuevos, fueron concentrados en el aeródromo de Consuelo, bajo el mando del segundo teniente Hernández Díaz.

Una patrulla de reconocimiento sobrevoló la fortaleza de Mao para verificar si el general Rodríguez Reyes del ejército, había cumplido las exigencias de “Cahva”. En un primer pasaje a baja altura, se confirmó todo, todavía la bandera del generalísimo y los tanques no estaban, solo se oyó el fuego de armas ligeras impactó sin consecuencias al avión de reconocimiento, por tal motivo se ordeno al teniente coronel piloto González Pomares atacar a Mao.  

Cuando los aviones sobrevolaron la fortaleza de la Ciudad de Mao, se derramo fuego sobre el campamento, obligando a su comandante a deponer su actitud, lo mismo pasó en Puerto Plata, con general Dujarric del ejército, quien no acato las advertencias de “Chavá”, recibiendo un ataque con los mismos resultados.         

Por otro lado, más al sur, la Base Aérea de Barahona no operó. El general de brigada piloto Rodríguez Méndez enviado por avión a esa zona, no pudo tomar el mando, porque fue hecho preso por el comandante en ese momento Luis Beuchamps. El teniente coronel piloto Polanco Alegría junto al general Rodríguez, intervino disuadiendo a las tropas, ya que los pilotos no podían emprender vuelos con esa situación.

El General Fernando Sánchez, llega a San Isidro, a media mañana, impartiendo de inmediato ordenes a base de Barahona para atacar a Santiago. La orden de “Tunti” como le decían, cayó en el vacío, pues la llamada fue recibida por el teniente coronel piloto Polanco Alegría, que la distorsiono, desconectando el teléfono, haciéndole creer a Beuchamps, que el asunto se resolvería.    

Por otro lado, los pilotos de la escuadrilla de Vampiros MK, apostados en “Punta Caucedo”, eran el mayor piloto Nerys Abréu y los primeros tenientes pilotos, Percival Peña,  Bodden López. También, los segundos tenientes pilotos De la Rosa Pimentel y Ramón Andrés Peralta, liderados por el teniente coronel piloto Folch Pérez, estos fueron obligados por los mayores Acevedo Burgos y Rodríguez Colón del ejercito, a no acercarse a los aviones, amenazados por el emplazamiento de dos ametralladora calibre .50, colocadas frente a ellos para evitar que despegaran. Finalmente, estos recibieron la orden de volar a San Isidro, despegando cada cinco minutos con el santo y seña, de que tenían que aproximarse a la Base con el tren a la vista, para que no fueran abatidos por el fuego antiaéreo preparado para esto.

Dos bombarderos livianos Liberator B-26 sobrevolaron la Base y se dirigieron a bombardear la sede del CEFA, problemas técnicos impidieron este ataque. Cuando se propago el rumor de que los blindados se dirigían a Santiago, el general Echavarría “Chavá”  le ordenó al teniente coronel piloto Malagón Montesano piloto de un Mustang P-51D, la destrucción del Puente sobre el río Yuna, misión realizada sin resultado esperado.

El general Rodríguez Echavarría al ver esta situación, exigió que los tanques retornaran a la base y que fueran colocados en la cabecera de la pista 21, dispersos y sin tripulación, para ser avistados por las patrullas aéreas de reconocimiento. Al mediodía, se detuvieron los ataques y “Chavá” comenzó a negociar con el presidente Balaguer, bajo la divisa de la salida de todos los Trujillo y sus secuaces. “Chaguito” sería mandado en helicóptero a Palacio a negociar, en ese ínterin a solicitud el general Félix Hermida, fue nombrado Jefe de Estado Mayor interino de la AMD como una de las exigencias de Rodríguez Echavarría para el cese al fuego. Joaquín Balaguer accedió a las peticiones y nombró posteriormente a Rodríguez Echavarría como  Secretario de las Fuerzas Armadas. 

Debemos rendir homenaje a esos guerreros del aire, pilotos que arriesgaron sus vidas en la gesta heroica del 19 de noviembre de 1961, fecha crucial, que contribuyó y dio fin a la salida definitiva del régimen de Generalísimo Rafael Leónidas Trujillo Molina, periodo de oscuridad que nos arropo por tres décadas. 

Loor a los generales de brigada piloto Rafael Rodríguez Echavarría y Rafael Rodríguez Méndez, coroneles Piloto Pedro S. Rodríguez Echavarría, Alfredo Imbert Macgregor, tenientes coronel piloto Pedro Malagon Montesano, Nelton González Pomares, Fernández Smester, Julio Sánchez, Rodríguez Conde, Rojas Nolasco, Polanco Alegría, Morales Bobadilla, Guzmán Pérez, Acosta Paulino, Juan N. Folch Pérez,  mayores piloto Ortega Piñeyro, Sánchez Pérez, Martinez Polanco, Martinez Rincón,  Marino Polanco Tobar, Juan Bta. Tejeda López, Nerys Abreu, Arístides Ramírez Gómez, capitanes piloto Dipp Medina, Rodríguez Núñez, primeros teniente piloto Percival Peña, Bodden López,  segundos teniente piloto Diego M. Mena y Mena, del Carmen Viñals Cabrera,  segundo teniente Rafael Hernández Beato,  segundos teniente piloto Rosa Pimentel, Ramón Andrés Peralta, Hernández Díaz.




martes, 8 de noviembre de 2011

ANIVERSARIO DEL COMANDO AÉREO


A propósito de conmemorar un año más de la conformación del comando aéreo de la Fuerza Aérea Dominicana, pienso que debo iniciar hablando de las primeras iniciativas tomadas en ese sentido. En primer lugar, la remisión del primer proyecto de aviación militar a cuba para su evaluación, por parte del gobierno dominicano en los inicios de la década de 1930, es el primer paso para la conformación de un poder aéreo en nuestro país, proyecto que desde el primer momento fue adoptado observando en él la forma más idónea para los propósitos de una tiranía en crecimiento.

Debemos resaltar la participación destacada del primer teniente Aníbal Vallejo Sosa, precursor de nuestra aviación, plasmando en idea y estructura todos los detalles del mismo. Vallejo sosa, el 5 de junio de 1934, fue juzgado por un consejo de guerra, el cual concluyo con la pena consistente en la degradación y treinta años de servicios públicos por conspirar contra la patria. Lamentablemente, este gran aviador militar, considerado por nosotros como insignia junto al mayor Frank A. Feliz Miranda, posteriormente fue fusilado vilmente por las manos de un régimen tiránico con todos los bríos desde sus inicios, segando la vida y carrera de un hombre de armas considerado como uno de los mejores, a pesar de habérsele acusado de este hecho.

            Pensamos que a pesar de todo esto, solo el hecho de haber sido seleccionado como piloto en los inicios de la aviación militar en nuestro país, le da el mérito de ser de los primeros dominicanos en experimentar la sensación de volar, defendiendo los cielos de nuestra patria. Este primer proyecto, gestado por este gran aviador, constituye el primer instrumento que se conozca, que le daría la forma definitiva a la conformación del  primer cuerpo de aviación en la republica dominicana.

La elaboración de este documento, avalado por el ejército cubano, incentivo a que fueran enviados a cuba otro grupo de miembros del ejército, sumándose a Frank A. Feliz Miranda y Ernesto Tejeda, primeros en ser capacitados para ejercer la profesión de piloto y técnico de aviación, dando el aval definitivo al mismo. Desde ese mismo momento se pensó en el poder aéreo y por ende el inicio definitivo de las operaciones de un cuerpo de aviación dentro del ejército dominicano.

Acciones sucesivas surgieron posterior a lo anteriormente expuesto, acontecimientos históricos como la ley 904 de 1928, promulgada por el presidente Horacio Vásquez, con erogación de 125 mil pesos para el inicio de los trabajos para su conformación. El decreto que crea la primera escuela militar de aviación dentro del ejército dominicano y más adelante, la creación de la primera arma de aviación militar, fueron los pasos legales para su ejecución por parte del gobierno.

La construcción de los primeros aeródromos, como el denominado Lindbergh, en honor al gran aviador norteamericano, quien cruzase el atlántico en su espíritu de san luís, y luego nos deleitara con su visita a santo domingo un 22 de febrero de 1928. el aeródromo de Miraflores, posteriormente nombrado General Andrews en la ciudad de santo domingo, fueron los primeros asientos de aterrizaje en albergar las primeras aeronaves de guerra, administrado por el primer destacamento de aviación con una verdadera estructura organizativa.

El aeródromo Cristóbal colon, con el propósito de recibir aeronaves de mayor calaje para el transporte de rubros y pasajeros, todos estos, en la evolución de nuestra aviación militar y civil, dieron al traste posteriormente, al primer reglamento de aviación para el año 1936, y la creación de la primera junta aeronáutica encabezada por nuestro Frank Feliz Miranda, donde se definían los roles y acciones de cada uno de los departamentos aeronáuticos.

Ya no eran solo ideas y proyectos, ya se iniciaban las primeras construcciones de infraestructura solida, oficinas administrativas, hangares, estacionamientos para aeronaves, desde ese momento, empiezan a llegar los primeros aviones, complemento esencial de esta estructura aérea militar creada. Aeronaves como los stinson sm-2, los bird, bellancas, vought corsair, saro cutty sark, se constituyeron en los primeros aviones de guerra adquiridos por nuestro país.

Llegamos al ocaso del 1937, con casi una década de logros aeronáuticos, y debemos hacer una parada en el tiempo, para mencionar un significativo acontecimiento, que marco un hito en la historia de la aviación militar y civil en nuestro país y del mundo, como fue el vuelo panamericano en noviembre del 1937, motivo de nuestra celebración en este inicio de las festividades del nuestro comando aéreo en el día de hoy, hace ya 74 años.

Vuelo propuesto con la finalidad de promocionar la unión de todos los pueblos de América, con el único objetivo de recolectar fondos para el levantamiento de uno de los monumentos más emblemáticos de toda América como lo es el faro a Cristóbal Colón, descubridor del nuevo mundo. Propuesta que logro aglutinar todos los países de América en una sola voz, para la consagración de un vuelo trascendental, travesía de gloria –como yo le llamo-.

Con este evento, inicia la consagración de nuestro poder aéreo, con la Azaña de nuestro más grande aviador Frank A. Feliz Miranda, quien junto a el sargento Ernesto Tejeda, se llenaron de gloria –aunque una gloria manchada con sangre valiosa- ocasionada por el trágico accidente, fatal para las aeronaves cubanas con el infortunio de estrellarse en las cordilleras colombianas en las cercanías de Cali, fruto de las inclemencias del tiempo.

Nuestro comando aéreo se debe al arrojo de estos héroes. Nuestra aviación militar le debe a estos personajes de nuestra historia.

Hacemos una muda en el tiempo y espacio, y caemos en la década de los 50, otra etapa de nuestra aviación militar, -época de oro- donde comienza otro capítulo en el desarrollo de la aviación militar en la republica dominicana, con el logro de la creación de un cuerpo independiente dentro de las fuerzas armadas dominicanas, nace la aviación militar dominicana en 1948, específicamente un 15 de febrero, día que conmemoramos cada año nuestro aniversario.

Debemos resaltar, las primeras promociones de pilotos, graduados en nuestro país a partir de esa fecha. Personajes como Guarien Cabrera Ariza, Felipe Cartagena Portalatín, Rafael A. Dávila Quezada, Mario Hermida Abreu, Daniel Torres Afonso, Antonio Álvarez Alvizu, Rafael N. Folch Pérez, Jorge Bujosa Ferreras, Ramón Hernando Ramírez, Omar Mera Ortiz, Rafael Pérez Oviedo, Enrique Prestol Castillo, entre otros, fueron los primeros hombres que representaron a la naciente institución aérea y por ende el primer grupo de aviadores en ser capacitados en el territorio dominicano.

Desde esa fecha memorable, se inicia otro de los proyectos más ambiciosos que aglutinaría el poder aéreo mas temido en toda Latinoamérica para esa época. Un gran paso, la construcción de la base aérea presidente Trujillo, nuestra base aérea de san Isidro, la cual era la más avanzada, contando con los equipos más modernos en el ámbito de la aeronáutica militar. esta nueva infraestructura, combinada con aviones de guerra de ultima generación, como los p-51d Mustang, volteé, vampiros mk, p-47 thuntherbolt, at-6 texan entre otros, componían un armamento aéreo envidiado por muchos y comparado con el poderío aéreo de Adolfo Hitler en los albores de la segunda guerra mundial.

La creación de los primeros escuadrones de vuelo, dieron forma más coherente a las intenciones del gobierno de ese momento. Entre 1952 y 1954, se crearon los denominados escuadrones de caza, “caza Ramfis” y “caza bombarderos” de la aviación militar dominicana, mas adelante el escuadrón de rescate, y un poco más los escuadrones de transporte aéreo, todo esto para prevenir cualquier ataque que pudiere suceder de algún país de la zona.

Debo resaltar, que desde los inicios de la creación de dichos escuadrones de vuelo, nos hemos auxiliado técnicamente de países hermanos, como los brasileños, que  tuvieron la voz cantante para la década del 1940, tomados en cuenta por Trujillo como conocedores de las técnicas más avanzadas de guerra aérea en esa época básicamente contra guerrillas. Vinieron a nuestro país, y se encargaron de la capacitación de nuestros pilotos, en todo tipo de acciones aéreas. Yo digo ahora –se repite la historia, con la adquisición de los súper Tucano - vuelven los brasileños, que siempre han estado dispuestos a colaborarnos, pero en este caso ya con otra visión de entrenamiento.

No debemos dejar de mencionar también la llegada de los técnicos suecos a mediados de la década de los 50, quienes terminaron el ensamblaje de la partida más grande de Mustang adquiridos por nuestro país a Suecia en esa época. Todos ellos, hijos adoptivos de la republica dominicana por mucho tiempo, personajes que de alguna manera pertenecen a la historia de nuestra aviación militar.

Todas estas iniciativas dieron al traste  para la conformación de los comandos aéreos diseminados por todo el país, a finales de la década de los 50, en santo domingo, Santiago y Barahona, se convirtieron en los primeros albergues de aviones y pilotos de combate, organizando el país en tres grandes zonas aéreas, para el resguardo de todo movimiento por los cielos de quisqueya.

Personajes como el general Rodríguez Echavarría, general Álvarez Albizu, fueron los primeros pilotos que dirigieron estos comandos aéreos, mas adelante, los coroneles pilotos Polanco Tobar, Malagon Montesanos, Imbert Macgregor, Ortega Piñeyro, Roa Arias, Dipp Medina entre otros, ases de nuestra aviación militar, ojos avisores de cualquier intento de violar nuestro espacio aéreo.

Para concluir, quiero agradecer la deferencia de la comandancia de nuestro comando aéreo, en la persona del coronel piloto Héctor Martinez Pérez, por la decisión de darme la oportunidad por primera vez, de dirigirme ante este grupo de hombres y mujeres del aire, que lo dan todo cada vez que se suben en un aparato para iniciar un vuelo. Me siento complacido y orgulloso, porque yo también soy hijo de un gran piloto – por lo menos para mí lo fue- aunque los comentarios al respecto no me dejan mentir. Espero que esta no sea la última vez en encontrarnos, muchas gracias.

domingo, 2 de octubre de 2011

Aniversario el dia 12 de Noviembre

VUELO PANAMERICANO 
74 años de fraternidad Latinoamericana
(primera parte)

ANTECEDENTES HISTORICOS

A la llegada al poder en 1930 de Rafael L. Trujillo Molina, posterior al gobierno de Horacio Vásquez, la Republica Dominicana iniciaba un proceso de metamorfosis política, por la nueva mentalidad de gobierno que implementaría Trujillo tras tomar posesión. Trujillo, al notar la situación toma una serie de iniciativas en pro del país, claves para la reactivación de la economía, quebrantada por los desaciertos de gobiernos anteriores, y posterior al devastador Ciclón San Zenón que nos azoto a mediados de 1930. Junto al gobierno del cubano de Federico Laredo Bru, y posterior a la V Conferencia Internacional Americana en 1923, donde rezaba lo siguiente:
La Quinta Conferencia Internacional Americana,

RESUELVE:

“Recomendar a los gobiernos, de las Repúblicas de América que honren la memoria de Cristóbal Colón, con la erección de un Faro Monumental, que lleve su nombre, en la costa de la ciudad de Santo Domingo, capital de la República Dominicana, y el cual deberá construirse con la cooperación de los Gobiernos y pueblos de América, y demás países que lo deseen.”

ORIGEN DE LA CONSTRUCCION DEL FARO

La ilusión del panamericanismo como expresión de la unidad de los pueblos de América dio vida a uno de los concursos más singulares en la historia hemisférica: la construcción del ”FARO A COLON”. Esta propuesta majestuosa de dimensiones inéditas logró convocar a grandes figuras de la arquitectura moderna, recorriendo un complicado trayecto hasta convertirse en realidad.

       Se procedió a la realización de un concurso arquitectónico, con el fin de evaluar y decidir sobre la forma de dicho monumento. En su primera etapa se recibieron 455 arquitectos de 48 países, los cuales sometieron sus diseños a la consideración de un jurado internacional que se reunió para sus vistas en la ciudad de Madrid, España. Mas adelante, los mejores diseños elegidos pasaron a una segunda ronda de evaluación en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, donde el jurado otorgo el primer premio al Señor J. L. Gleave, Arquitecto de origen Ingles, encargándose a su vez de la construcción del faro.
     Los Gobiernos de Cuba y la Republica Dominicana, tomaron la iniciativa definitiva al gran proyecto para el levantamiento de un faro conmemorativo al primer Almirante Don Cristóbal Colon. Para dar carácter a dicho proyecto, formaron una Escuadrilla Aérea que iría en gira de buena voluntad por los cielos de toda América para hacer un llamado fraternal a los pueblos que forman la unión Panamericana con el fin de que participaran en esta gran obra. Fueron escogidos los pilotos mas destacados de la República de Cuba y de la República Dominicana que había descollado por su dedicación al estudio de la profesión de aviador.  Además de Rafael L. Trujillo Molina, Presidente de la Republica Dominicana, Dr. Federico Laredo Bru, Presidente de Cuba,  Dr. Miguel A. de la Campa,  Presidentede la Sociedad Colombista  Panamericana, Coronel Fulgencio Batista, Jefe de Estado Mayor del Ejercito Constitucionalista de Cuba, Coronel Ángel A. González, Jefe de la Marina Constitucionalista Cubana. Los pilotosescogidos para este vuelo los fueron: Teniente Antonio Menéndez Peláez de la Marina Constitucional Cubana, Teniente Feliciano Risech Amat de la Marina Constitucional Cubana, Teniente Alfredo Jiménez Alum de la Marina Constitucional Cubana, y el Mayor Frank Andrés Feliz Miranda de la República Dominicana. Los Mecánicosescogidos fueron: Roberto Medina, Manuel Naranjo y Pedro Castillo por la Republica de Cuba, y el Sargento Ernesto Tejeda Matos por la República Dominicana. Los nombres de los aviones serian: “Santa María”, “Pinta” “la Niña”, cubanos y el avión “Colon” Dominicano.

AERONAVES Y SUS PILOTOS

En esta travesía se tenia previsto que volarían tres aviones cubanos de tipo Stinson, uno perteneciente a la Aviación de la Marina y el otro perteneciente al Cuerpo Aéreo del Ejército de Cuba,  ambos de cuatro plazas y uno comprado por la Sociedad Precolombina, bautizados como las naves del gran Almirante, y un cuarto avión Dominicano denominado Colón.
        Estaban piloteados por: Avión Colon: Piloteado por el Mayor Frank A. Féliz Miranda, líder del vuelo y su ayudante el mecánico de aviones el sargento mayor Ernesto Tejada Matos. Avión Santa María: Piloteado por el Teniente Antonio Menendez Pelaez, como navegante y su mecánico el señor Manuel Naranjo. Avión La Niña: Piloteado por el Teniente Feliciano Risetch Amat y su mecánico el señor Roberto Medina. Avión La Pinta: Piloteado por el Teniente Alfredo (Fillo) Jiménez Alum y su mecánico el señor Pedro Castillo, además del periodista Frank de Lugo Viñas para hacer la reseña del vuelo. El mayor Frank A. Feliz Miranda fue uno de los dos primeros pilotos de la aviación militar en República Dominicana, y se graduó de piloto en la Universidad de Columbia en Cuba en el año 1931. El avión que el voló era un Curtiss Wright CR-19R adquirido por el Gobierno de la Republica Dominicana en Estados Unidos para participar en el vuelo.

domingo, 10 de julio de 2011

AERONÁUTICA LIMPIA

De acuerdo a informaciones de la industria aeronáutica mundial, los perfiles de aeronaves y motores del futuro no cambiaran sus actuales estructuras solo en la forma de cómo disminuir la contaminación ambiental. Todo el dinero previsto para la investigación y desarrollo de los próximos años estarán orientados a reducir la contaminación por emisiones y por ruido, a las mejoras en el tráfico aéreo y el aumento de la seguridad de los vuelos, que es el foco de todas las previsiones actuales en la aviación mundial.

En la conferencia de Aerodays 2011, celebrada en Madrid España en el mes de abril, donde asistió un centenar de personas involucradas al sector de la aviación en el mundo, su lema estaba basado en “Innovación para una aviación sostenible en un medioambiente global”, lema propuesto para un programa de renovaciones hasta el año 2050.

Los fabricantes de las más grandes industrias de aviones como la Airbus, afirman que con una industria con un solo siglo de existencia y con un crecimiento súper acelerado, debería mejorar y arreglar las fallas encontradas hasta la fecha y resolverlas, y no tratar de hacer nuevas innovaciones, lo cual es vital para mantener la aviación como industria que mueve la economía.

Como vemos, las grandes compañías dedicadas a la construcción de aeronaves comerciales, están preocupados por el medio ambiente y no interesados en construir más aparatos. Sabemos del acelerado crecimiento de la aeronáutica en todas sus áreas, pero debemos tomarle la palabra a estos expertos, debemos proteger el medio ambiente.

martes, 21 de junio de 2011

“Los Tigres Dorados” de la Fuerza Aérea Dominicana

En los  inicios de los años de 1970  se  continuaba con el entrenamiento de todas las áreas de la Fuerza Aérea Dominicana. No se debe dejar de mencionar, dentro del desarrollo del paracaidismo militar dentro de la Fuerza Aérea Dominicana, la conformación del grupo de paracaidistas  denominados  “Los Tigres Dorados”. Por iniciativa de la Jefatura de  Estado Mayor  del  mayor  general  paracaidista Salvador Lluveres Montas el cual procede a enviar a la ciudad de Miami, Florida, un grupo de entusiastas paracaidistas de la institución a realizar el curso de salto libre en paracaídas. El grupo de militares estaba compuesto por los capitanes Freddy Franco Díaz, Jacinto Mejía Rodríguez y el Primer Teniente Rafael M. Luna Matos, los cuales a su llegada iniciaron los preparativos para la formación del grupo de salto, aplicando todos los conocimientos adquiridos en dicho curso.


Tanta fue la valentía que arropo estos ases del aire, que tienen el honor de haber surcado los cielos de muchos países del mundo representando a la República Dominicana y por supuesto a la Fuerza Aérea Dominicana. Los países que arriesgaron su vida, deleitando con saltos libres fueron, los Estados Unidos,  Panamá,  España,  Francia,  Canadá y Puerto Rico, lanzándose al vacío a más de 10,000 mil pies de altura. Estos se mantuvieron durante la década entre 1970 y 1980, deleitando por mucho tiempo a todas las personas amantes de este deporte tan riesgoso como lo es el paracaidismo.

sábado, 21 de mayo de 2011

Compañía de Paracaidistas "Comando de Fuezas Especiales"

Dentro de la evolución histórica de la Aviación Militar Dominicana, la Compañia de Paracaidistas, jugo un papel  protagónico desde la creacion  que  tuvo  el posterior nacimiento del Departamento de las Fuerzas Especiales dentro de la institución.   Ésta  se  consideraba  una parte vital  para  el desarrollo  que  venía  verificándose en la institución.

Podemos decir que el primero de octubre del año 1959 es creada la  Compañía de Paracaidistas,   mediante la Orden General No. 2 de ese mismo año;  sin embargo,  es  en  el  mes  de  enero  de 1960  cuando  inicia  sus  actividades  este departamento,  instituido  como  una dependencia del antiguo Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA). Con el nacimiento de este cuerpo élite de paracaidistas, comienza otra etapa de adelanto al interior de la Fuerza Aérea Dominicana.
Una decisión inicial tomada para su desarrollo fue el envío a España, a realizar un curso de paracaidismo, de un primer grupo de jóvenes oficiales y cadetes, los cuales realizaron con éxito sus entrenamientos. Dentro de ese grupo estaban: Segundo Teniente Salvador Lluberes Montás, Segundo Teniente Isidoro Martínez González, y los cadetes Freddy Franco Díaz, José Antonio Rosario Espinal;  los  cuales  como  miembros  de  la Fuerza Aérea Dominicana se constituyeron en los pioneros del paracaidismo militar en la República Dominicana. 

Después de este lanzamiento, siguió la capacitación del personal de esta compañía, y en el año 1960 se gradúa la primera promoción de paracaidistas que cursaron estudios  en nuestro país, entre cuyos miembros se encontraban: Jacinto Mejía Rodríguez, Luis E. Ferrand Romero, Gilberto Frías Ferreira, Ildefonso Comas Sánchez, Feliciano Lora Vizcaíno, Rafael Mejía y Adolfo Heredia Mercedes.  En el discurrir del tiempo se continuó ensanchando este proceso de progreso, se fue organizando y consolidando la institución hasta alcanzar el nivel que en la actualidad se encuentra.



lunes, 28 de marzo de 2011

100 AÑOS DE LA AVIACIÓN DOMINICANA

CENTENARIO DE LA AVIACIÓN DOMINICANA


A propósito de cumplir más de una centena de años de acontecimientos históricos en el ámbito de la aviación, y posterior a los primeros intentos de vuelo para inicios de siglo XX en el mundo, me tomo la libertad de no mencionar a ningún personaje en especifico, aunque sé que fueron muchos los hombres, y mujeres también, que desarrollaron maquinas voladoras, para demostrar que sí un aparato más pesado que el aire se podía sostener. Hago esta breve introducción, por la importancia que significo para nuestro país y el mundo este gran acontecimiento.

Cuando hablamos de centenario de nuestra aviación, nos referimos a que en este mismo año, cumplimos cien años de esta actividad, tomando en cuenta los primeros vuelos hacia nuestra isla, por temerarios aviadores que no perdían nada al lanzarse al aire para descubrir otros lares del mundo. Personajes como el alemán Schophauss y el norteamericano Frank Burnside, en 1910 y 1914 respectivamente, fueron los primeros temerarios que se tenga datos, que surcaron los cielos de nuestro país. Fueron muchos los acontecimientos que se dieron en nuestro país de esta actividad ignorada por todos los dominicanos. Los escenarios de la bella ciudad de Santo Domingo, tomando como pista de aterrizaje la ría del Ozama y la sabana de Villa Francisca, fueron los lugares donde se desarrollaron estos primeros acontecimientos inolvidables por los capitaleños.




Además de Santo Domingo, como eje principal de llegada, tenemos las ciudades de San Pedro de Macorís, ciudad con importante situación geográfica que le daba la ventaja de una ciudad costera, ideal para el aterrizaje de hidroaviones u otro tipo de avión, utilizando las bellas y cálidas aguas del Rio Huguamo. Seguimos, y nos trasladamos a Santiago de los Caballeros, segunda ciudad de importancia donde también se realizaron actividades aéreas causando sensación con estas maniobras. Todo esto se fue contagiando, hasta el punto de que en todo el país, se tomaran iniciativas para la organización de actividades aeronáuticas, dejando asombrados a todos los lugareños en las ciudades que realizaban las actividades.


En los inicios del año 1911, en la ciudad de La Vega, es donde un vegano toma la primera iniciativa en este sentido. El Ingeniero Zoilo Hermógenes García, diseña y prueba un prototipo de avión tipo poliplano, lo cual se constituyo en la primera iniciativa, aporte valioso de nuestro país a la aeronáutica mundial, por sus innovadoras características, reconocidas por personajes de gran transcendencia en la construcción de aeronaves en ese entonces. Desde los inicios de siglo, la historia aeronáutica en la República Dominicana, ha demostrado inquietudes en conjunto, con ideas concretas de insertarse en el proceso de desarrollo mundial de la aeronáutica en todas las área, como lo fueron los primeros hombres en desarrollar iniciativas, arriesgando su vida construyendo aviones de diferentes formas, con el propósito de llenar las expectativas mundiales respecto a las deficiencias de los inicios de la aviación.


Remontándonos al año 1910, de acuerdo a las anécdotas contadas por el señor Miguel Rodríguez O. (Revista Quisqueya, diciembre 1948. Pág. 81-83), uno de los primeros en incursionar en esta actividad de volar, fue un temerario piloto de origen alemán de apellido Schophauss, primera persona en tratar de volar sobre los cielos de Santo Domingo. Todo este acontecimiento fue anunciado con titulares en los principales diarios del país, vendiendo boletas y cupones para montarse en esos aparatos y volar sobre la capital. Era la primera vez que en Santo Domingo, se iba a disfrutar de algo tan emocionante, peligroso e increíble para esa fecha.

Preparando el escenario para la primera actividad, los lugareños de la parte alta de la capital, en Villa Francisca para ser mas específicos, procedieron a preparar de una manera rápida el campo de operaciones donde se realizaría el evento, llegado el aviador intrépido, se anuncio con bombos y platillos este primer vuelo. Fué un domingo inolvidable para los dominicanos, en la ciudad de Santo Domingo, se produjo una estampida de personas hacia el lugar, denominado punto de encuentro para el evento. La gente se aposto sobre casas, muros, matas para presenciar mucho más cerca y mejor este maravilloso espectáculo nunca visto por un criollo.

El Alemán se monto en su aparato volador, cuando lo hizo todo el mundo lo aplaudía eufóricamente, prendió su máquina, rodó hasta despegar, inmediatamente, después de estar por varios minutos en el aire, a pocos metros de altura, chocó con las ramas de una gran mata de mangos, destrozándola, dio varias vueltas y cayó sobre parte de el publico que no tuvo tiempo para correr. El resultado de este vuelo le costó la vida a un niño y cuatro personas resultaron heridas, además de piernas fracturadas. Todo este aparatoso accidente ocasiono una gran confusión entre la multitud, solo se oían gritos, risas y llantos, además del piloto tratando de salir de su aparato bien aturdido, personas confundidas y los que sufrieron golpes de consideración, fue todo un caos.

Todo esto no paro las ansias de volar de este pichón de Nazi, y días más tarde, a pesar de todo lo ocurrido, el casi criollo aviador arreglo su aparato y se trasladó a la ciudad de San Pedro de Macorís. Allí, logró un vuelo más estable, más alto, ida y vuelta sin inconvenientes, más luego, después de su afortunado vuelo, Schopthauss, quiso seguir practicando, y en otro vuelo realizado, el avión se estrello y quedo totalmente destruido y sin arreglo posible. Las personas del lugar aprovecharon y se hicieron cargo de los destrozos del avión y guardaron sus partes, todo para exhibirlas en sus casas, como recuerdo de este gran acontecimiento.

Llega el 1911, se inicia la fiebre de volar en nuestro país y los dominicanos no nos quedamos atrás, para esa época el Ing. Zoilo Hermógenes García, (Mojito) uno de los primeros criollos en dar a la luz pública el invento de un avión. Para inicios de ese año, muestra a la luz pública en nuestro país, el diseño de un avión tipo poliplano o multiplano. Este diseño de aeronave, presentaba características innovadoras, el cual poseía varios planos que impedían que el avión cayera desde el aire rápidamente si ocurría algún problema con su motor. Además de esto, este diseño integraba un eje central, en el cual manejaba todas las partes del avión.

Confirmando este acontecimiento histórico de la aviación en nuestro país, el 26 de enero de 1911, se publica en el Diario El Progreso de La Vega, un artículo del señor Rafael Sánchez Gil, destacando las cualidades del avión construido por el Ing. Zoilo Hermógenes García, lo cual evidenciaba en la nota, el vuelo de prueba en esa ciudad. Cuenta Sánchez Gil en nota del diario, que el multiplano o poliplano apenas alcanzó realizar algunas pruebas de vuelo resultando increíble ver como este aparato volador más pesado que el aire se pudiera sostener.

Según testigos, este se elevaba a gran altura y con gran equilibrio se sostenía en el aire a pesar de que en varias ocasiones su piloto (Mojito) apagaba los motores para probar su teoría de construcción de las alas, conservando su autonomía. Este bajaba despacio, evidenciando que en caso de apagarse el motor en vuelo, este sin peligro podía descender. Después de realizada esta primera prueba de fuego, Mojito continuo haciendo mejoras a su diseño, optimizando notablemente el diseño original. Lamentablemente, el nuevo diseño no logro realizarse por la falta de interés de la Comisión creada por el gobierno para este proyecto y no se llego a concretizar.

Más adelante, Mojito interesado por dar a conocer las innovadoras características de su diseño viajó a los Estados Unidos para presentar los planos de este avión a propietarios de empresas aéreas en ese país, buscando la forma de construir un diseño mejor acabado que viniera a resolver aspectos de vuelo en estos aparatos para esa época. Mostrados los planos del diseño, le dieron el visto bueno fue patentizado en ese país. De acuerdo a informaciones obtenidas por descendientes directos, por este diseño Zoilo Hermógenes García fue subsidiado con la suma de más de cinco mil dólares para la construcción del mismo. Mas luego, esta iniciativa de mojito García se concretiza, con la culminación de la construcción del poliplano.

Concretizando la construcción en esa gran urbe y de acuerdo con datos sobre los inicios de la aviación en los Estados Unidos, en documentos oficiales, se muestra la foto del Poliplano, de Zoilo Hermógenes García, (Josua Stuff, Long Island Airports. Pág. 13), realizando intentos de vuelo en el campo de aviación Nassau, en la ciudad de Long Island en los Estados Unidos, el campo de Long Island era uno de los más largos, con más de 650 acres de terreno en esa época.

Otra nota publicada en el libro “Picture History of Early Aviation 1903-1913”, este prototipo utilizó bastante espacio para iniciar el vuelo pero solo dio saltos hasta que en el último salto se estrello antes de emprender el vuelo. Decía además, que el denominado “El Tabaquero”, avión de muchas alas, que aunque propulsado por un motor de 75 caballos de fuerza marca Roberts no había pruebas de que la aeronave haya volado en algún momento. Zoilo, indignado por esta situación no se detuvo en sus afanes de probar la eficiencia de su diseño, regreso al país para seguir en su proyecto. A pesar de todos los contratiempos, inversionistas involucrados en el ámbito de la aviación, consientes de la eficiencia de este poliplano, reconocieron el valor que tenía el invento de este gran dominicano. Este aparato tenía características tan innovadoras para esa, que según las informaciones de la época, el diseño superaba el primer diseño construido por los Hermanos Orville y Willbur Wright en el 1903, los cuales posteriormente se constituyeron en los pioneros en volar un aparato más pesado que el aire.

De acuerdo a todo lo expuesto, concluimos diciendo que el invento de Zoilo Hermógenes García, éste poliplano o multiplano se diseñó y se construyó en La Vega, además de ser probado en esa ciudad en enero de 1911. Creemos que Mojito, incentivado y con gran interés de mejorarlo, viaja a los Estados Unidos de Norteamérica, patentizando su diseño y posteriormente construyéndolo en la gran urbe. Lamentablemente, el avión de Mojito, a pesar de sus intentos de mejora, permaneció en el olvido en su ciudad natal, deteriorándose (Revista Mefistofeles, No.205 1911) por las inclemencias del tiempo y perdiendo sus partes, todo esto por la dejadez de la comisión creada para ese entonces, alegando no tener los fondos necesarios para la reconstrucción.

La historia de la aeronáutica en la República Dominicana, con las anécdotas del alemán, el gringo y posterior diseño de Mojito, no es menos interesante y emocionante que cualquiera de las editadas en el gran cine de los Estados Unidos, digna de contar, la pasión por la aviación de estos personajes y los aviones se evidencia en las iniciativas de este patriota criollo.

Por tal motivo tomamos como referencia los Cien años de nuestra aviación con este acontecimiento. Demos valor a las iniciativas valiosas de dominicanos, que a pesar de las limitaciones en ese entonces, lograron sobresalir y saltar al escenario mundial como personas de iniciativas valiosas de gran aporte a la sociedad tanto mundial como de nuestro país, gracias y esperamos lean nuestros próximos escritos sobre esta interesante historia de nuestro país.



Tu Marca Aeronáutica

Tu Marca Aeronáutica