lunes, 28 de marzo de 2011

100 AÑOS DE LA AVIACIÓN DOMINICANA

CENTENARIO DE LA AVIACIÓN DOMINICANA


A propósito de cumplir más de una centena de años de acontecimientos históricos en el ámbito de la aviación, y posterior a los primeros intentos de vuelo para inicios de siglo XX en el mundo, me tomo la libertad de no mencionar a ningún personaje en especifico, aunque sé que fueron muchos los hombres, y mujeres también, que desarrollaron maquinas voladoras, para demostrar que sí un aparato más pesado que el aire se podía sostener. Hago esta breve introducción, por la importancia que significo para nuestro país y el mundo este gran acontecimiento.

Cuando hablamos de centenario de nuestra aviación, nos referimos a que en este mismo año, cumplimos cien años de esta actividad, tomando en cuenta los primeros vuelos hacia nuestra isla, por temerarios aviadores que no perdían nada al lanzarse al aire para descubrir otros lares del mundo. Personajes como el alemán Schophauss y el norteamericano Frank Burnside, en 1910 y 1914 respectivamente, fueron los primeros temerarios que se tenga datos, que surcaron los cielos de nuestro país. Fueron muchos los acontecimientos que se dieron en nuestro país de esta actividad ignorada por todos los dominicanos. Los escenarios de la bella ciudad de Santo Domingo, tomando como pista de aterrizaje la ría del Ozama y la sabana de Villa Francisca, fueron los lugares donde se desarrollaron estos primeros acontecimientos inolvidables por los capitaleños.




Además de Santo Domingo, como eje principal de llegada, tenemos las ciudades de San Pedro de Macorís, ciudad con importante situación geográfica que le daba la ventaja de una ciudad costera, ideal para el aterrizaje de hidroaviones u otro tipo de avión, utilizando las bellas y cálidas aguas del Rio Huguamo. Seguimos, y nos trasladamos a Santiago de los Caballeros, segunda ciudad de importancia donde también se realizaron actividades aéreas causando sensación con estas maniobras. Todo esto se fue contagiando, hasta el punto de que en todo el país, se tomaran iniciativas para la organización de actividades aeronáuticas, dejando asombrados a todos los lugareños en las ciudades que realizaban las actividades.


En los inicios del año 1911, en la ciudad de La Vega, es donde un vegano toma la primera iniciativa en este sentido. El Ingeniero Zoilo Hermógenes García, diseña y prueba un prototipo de avión tipo poliplano, lo cual se constituyo en la primera iniciativa, aporte valioso de nuestro país a la aeronáutica mundial, por sus innovadoras características, reconocidas por personajes de gran transcendencia en la construcción de aeronaves en ese entonces. Desde los inicios de siglo, la historia aeronáutica en la República Dominicana, ha demostrado inquietudes en conjunto, con ideas concretas de insertarse en el proceso de desarrollo mundial de la aeronáutica en todas las área, como lo fueron los primeros hombres en desarrollar iniciativas, arriesgando su vida construyendo aviones de diferentes formas, con el propósito de llenar las expectativas mundiales respecto a las deficiencias de los inicios de la aviación.


Remontándonos al año 1910, de acuerdo a las anécdotas contadas por el señor Miguel Rodríguez O. (Revista Quisqueya, diciembre 1948. Pág. 81-83), uno de los primeros en incursionar en esta actividad de volar, fue un temerario piloto de origen alemán de apellido Schophauss, primera persona en tratar de volar sobre los cielos de Santo Domingo. Todo este acontecimiento fue anunciado con titulares en los principales diarios del país, vendiendo boletas y cupones para montarse en esos aparatos y volar sobre la capital. Era la primera vez que en Santo Domingo, se iba a disfrutar de algo tan emocionante, peligroso e increíble para esa fecha.

Preparando el escenario para la primera actividad, los lugareños de la parte alta de la capital, en Villa Francisca para ser mas específicos, procedieron a preparar de una manera rápida el campo de operaciones donde se realizaría el evento, llegado el aviador intrépido, se anuncio con bombos y platillos este primer vuelo. Fué un domingo inolvidable para los dominicanos, en la ciudad de Santo Domingo, se produjo una estampida de personas hacia el lugar, denominado punto de encuentro para el evento. La gente se aposto sobre casas, muros, matas para presenciar mucho más cerca y mejor este maravilloso espectáculo nunca visto por un criollo.

El Alemán se monto en su aparato volador, cuando lo hizo todo el mundo lo aplaudía eufóricamente, prendió su máquina, rodó hasta despegar, inmediatamente, después de estar por varios minutos en el aire, a pocos metros de altura, chocó con las ramas de una gran mata de mangos, destrozándola, dio varias vueltas y cayó sobre parte de el publico que no tuvo tiempo para correr. El resultado de este vuelo le costó la vida a un niño y cuatro personas resultaron heridas, además de piernas fracturadas. Todo este aparatoso accidente ocasiono una gran confusión entre la multitud, solo se oían gritos, risas y llantos, además del piloto tratando de salir de su aparato bien aturdido, personas confundidas y los que sufrieron golpes de consideración, fue todo un caos.

Todo esto no paro las ansias de volar de este pichón de Nazi, y días más tarde, a pesar de todo lo ocurrido, el casi criollo aviador arreglo su aparato y se trasladó a la ciudad de San Pedro de Macorís. Allí, logró un vuelo más estable, más alto, ida y vuelta sin inconvenientes, más luego, después de su afortunado vuelo, Schopthauss, quiso seguir practicando, y en otro vuelo realizado, el avión se estrello y quedo totalmente destruido y sin arreglo posible. Las personas del lugar aprovecharon y se hicieron cargo de los destrozos del avión y guardaron sus partes, todo para exhibirlas en sus casas, como recuerdo de este gran acontecimiento.

Llega el 1911, se inicia la fiebre de volar en nuestro país y los dominicanos no nos quedamos atrás, para esa época el Ing. Zoilo Hermógenes García, (Mojito) uno de los primeros criollos en dar a la luz pública el invento de un avión. Para inicios de ese año, muestra a la luz pública en nuestro país, el diseño de un avión tipo poliplano o multiplano. Este diseño de aeronave, presentaba características innovadoras, el cual poseía varios planos que impedían que el avión cayera desde el aire rápidamente si ocurría algún problema con su motor. Además de esto, este diseño integraba un eje central, en el cual manejaba todas las partes del avión.

Confirmando este acontecimiento histórico de la aviación en nuestro país, el 26 de enero de 1911, se publica en el Diario El Progreso de La Vega, un artículo del señor Rafael Sánchez Gil, destacando las cualidades del avión construido por el Ing. Zoilo Hermógenes García, lo cual evidenciaba en la nota, el vuelo de prueba en esa ciudad. Cuenta Sánchez Gil en nota del diario, que el multiplano o poliplano apenas alcanzó realizar algunas pruebas de vuelo resultando increíble ver como este aparato volador más pesado que el aire se pudiera sostener.

Según testigos, este se elevaba a gran altura y con gran equilibrio se sostenía en el aire a pesar de que en varias ocasiones su piloto (Mojito) apagaba los motores para probar su teoría de construcción de las alas, conservando su autonomía. Este bajaba despacio, evidenciando que en caso de apagarse el motor en vuelo, este sin peligro podía descender. Después de realizada esta primera prueba de fuego, Mojito continuo haciendo mejoras a su diseño, optimizando notablemente el diseño original. Lamentablemente, el nuevo diseño no logro realizarse por la falta de interés de la Comisión creada por el gobierno para este proyecto y no se llego a concretizar.

Más adelante, Mojito interesado por dar a conocer las innovadoras características de su diseño viajó a los Estados Unidos para presentar los planos de este avión a propietarios de empresas aéreas en ese país, buscando la forma de construir un diseño mejor acabado que viniera a resolver aspectos de vuelo en estos aparatos para esa época. Mostrados los planos del diseño, le dieron el visto bueno fue patentizado en ese país. De acuerdo a informaciones obtenidas por descendientes directos, por este diseño Zoilo Hermógenes García fue subsidiado con la suma de más de cinco mil dólares para la construcción del mismo. Mas luego, esta iniciativa de mojito García se concretiza, con la culminación de la construcción del poliplano.

Concretizando la construcción en esa gran urbe y de acuerdo con datos sobre los inicios de la aviación en los Estados Unidos, en documentos oficiales, se muestra la foto del Poliplano, de Zoilo Hermógenes García, (Josua Stuff, Long Island Airports. Pág. 13), realizando intentos de vuelo en el campo de aviación Nassau, en la ciudad de Long Island en los Estados Unidos, el campo de Long Island era uno de los más largos, con más de 650 acres de terreno en esa época.

Otra nota publicada en el libro “Picture History of Early Aviation 1903-1913”, este prototipo utilizó bastante espacio para iniciar el vuelo pero solo dio saltos hasta que en el último salto se estrello antes de emprender el vuelo. Decía además, que el denominado “El Tabaquero”, avión de muchas alas, que aunque propulsado por un motor de 75 caballos de fuerza marca Roberts no había pruebas de que la aeronave haya volado en algún momento. Zoilo, indignado por esta situación no se detuvo en sus afanes de probar la eficiencia de su diseño, regreso al país para seguir en su proyecto. A pesar de todos los contratiempos, inversionistas involucrados en el ámbito de la aviación, consientes de la eficiencia de este poliplano, reconocieron el valor que tenía el invento de este gran dominicano. Este aparato tenía características tan innovadoras para esa, que según las informaciones de la época, el diseño superaba el primer diseño construido por los Hermanos Orville y Willbur Wright en el 1903, los cuales posteriormente se constituyeron en los pioneros en volar un aparato más pesado que el aire.

De acuerdo a todo lo expuesto, concluimos diciendo que el invento de Zoilo Hermógenes García, éste poliplano o multiplano se diseñó y se construyó en La Vega, además de ser probado en esa ciudad en enero de 1911. Creemos que Mojito, incentivado y con gran interés de mejorarlo, viaja a los Estados Unidos de Norteamérica, patentizando su diseño y posteriormente construyéndolo en la gran urbe. Lamentablemente, el avión de Mojito, a pesar de sus intentos de mejora, permaneció en el olvido en su ciudad natal, deteriorándose (Revista Mefistofeles, No.205 1911) por las inclemencias del tiempo y perdiendo sus partes, todo esto por la dejadez de la comisión creada para ese entonces, alegando no tener los fondos necesarios para la reconstrucción.

La historia de la aeronáutica en la República Dominicana, con las anécdotas del alemán, el gringo y posterior diseño de Mojito, no es menos interesante y emocionante que cualquiera de las editadas en el gran cine de los Estados Unidos, digna de contar, la pasión por la aviación de estos personajes y los aviones se evidencia en las iniciativas de este patriota criollo.

Por tal motivo tomamos como referencia los Cien años de nuestra aviación con este acontecimiento. Demos valor a las iniciativas valiosas de dominicanos, que a pesar de las limitaciones en ese entonces, lograron sobresalir y saltar al escenario mundial como personas de iniciativas valiosas de gran aporte a la sociedad tanto mundial como de nuestro país, gracias y esperamos lean nuestros próximos escritos sobre esta interesante historia de nuestro país.



1 comentario:

  1. renato villanueva...waao,que interesante,saber que pudimos estar entre los pioneros a nivel mundial,lo lamentable es que si ese invento se hiciera ahora,tampoco el gobierno lo respaldaria.la ignorancia aun reina en este pais desde arriba hacia abajo.

    ResponderEliminar

Tu Marca Aeronáutica

Tu Marca Aeronáutica