sábado, 25 de febrero de 2012

WEST INDIAN AERIAL EXPRESS

El tema que hoy les traigo, continuando con el tema de la aeronáutica, es la historia del contrato de la West Indian Aerial Express, primera empresa de servicios aéreos instituida en la República Dominicana, que tantas conjeturas e historias se han escrito de ella. En este extracto, mostraremos el verdadero origen y funcionamiento de esta empresa aeronáutica, que para finales de la década de 1920, funciono en nuestro país, siendo la pionera en este género.

Para mediados del año 1927, específicamente el 25 de agosto, mediante resolución No. 768, aprobado por el Congreso de la República Dominicana, se realiza el contrato intervenido entre el Gobierno Dominicano, representado por el Sr. M. Martin de Moya, Secretario de Estado de Hacienda y Comercio de esa época, y la West Indian Aerial Express, C por A, representada por el Señor Luis Esteban Bonett, para el establecimiento por tres años, de un servicio semanal de pasajeros y correspondencia. Los países dentro de la ruta a seguir por esta aerolínea eran las  ciudades de Puerto Rico, Santo Domingo, Puerto Príncipe, Haití y Santiago de Cuba y la Habana.

La West Indian Aerial Express, daría un servicio semanal ida y vuelta de correo aéreo, lo mismo que de pasajeros desde las ciudades antes mencionadas, por medio de maquinas aéreas que respondieran a una absoluta seguridad. Esta empresa, conto con 120 para organizar la infraestructura y aeronaves para el funcionamiento optimo de este servicio. Además en el contrato, debería establecer en la República Dominicana, una empresa de servicios de transporte terrestre y marítimo.



Dentro de las remuneraciones estipuladas del contrato de servicios aéreos, la West Indian Aerial Express percibiría por cada libra de carga, un valor de US$2.50, lo cual aseguraba que mensualmente el gobierno debía pagar la suma de US$500.00 aunque no se llegara a cumplir con la cantidad de libras estipulada. Además de todo este beneficio, esta empresa percibiría la suma de US$1,500.00 como subsidio para garantizar la efectividad del servicio establecido. Otro beneficio adquirido por la empresa mediante este contrato era la excepción de impuestos de importación de equipos y piezas para las aeronaves, para de esta forma garantizar su funcionamiento permanente.

Este contrato además estipulaba, que mediante las negociaciones ante organismos internacionales, se diligenciara la concesión en los diferentes países donde aterrizara esta aerolínea, la posibilidad de exoneración de impuestos para tales fines. Contemplaba el establecimiento de franquicias telegráficas, radiográficas y telefónicas en dependencias del Estado Dominicano, para eficientizar el desenvolvimiento de dichas oficinas.

Los primeros pilotos en incursionar en este negocio fueron, el puertorriqueño Rafael Colorado, el norteamericano Basil Row, experimentado piloto de la primera guerra mundial y el mecánico de aviones Antonio Seijo, estos arribaron a nuestro país tripulando una aeronave de tipo Fairchild 2 y WACO, hidroplanos y con ruedas, dispuestos a contribuir y estructurar una línea aérea comercial. Para tales fines, se erogo la suma de dieciocho mil dólares (US$18,000.00), para compra de aeronaves y construcción de la infraestructura necesaria. Las aeronaves que fueron utilizadas por esta empresa eran denominadas la “Santa María” y “La Pinta”, nombres alegóricos a las carabelas utilizadas por Cristóbal Colón en el descubrimiento del nuevo mundo, se debe resaltar, que esta empresa en años anteriores ya había incursionado en el negocio de transporte de correo y personas desde Cuba hacia los Estados Unidos para inicios de 1920.


Nativos miran el avión trimotor en 1927 de West Indian Aerial Express Keystone K-47 Pathfinder en el suelo en algún lugar de Haití

Con este extracto de nuestra historia aeronáutica, damos continuidad a nuestro aporte, dando a conocer parte de nuestra historia, con temas tan interesantes como el de la primera aerolínea comercial de la República Dominicana, gracias y hasta la próxima entrega. (Publicado el 25 de febrero de 2012, periodico La Información de Santiago de los Caballeros).

domingo, 5 de febrero de 2012

Mi encuentro con los P-51D Mustang de la FAD
Por: Daniel Isaias GOMEZ REYES
Colaborador y amigo, amante de la aviación.

Primera parte I

Esto sucedió en los años 70 cuando estudiaba en el colegio Evangélico R. J. Carter que se encuentra en la urbanización Savica; recuerdo que por la mañana el bus escolar (una guagua japonesa Daihatsu con capacidad para 25 pasajeros que la manejaba el señor Alcenio Zapata), pasaba todos los día frente a la Base del Comando Aéreo Norte de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD), en Santiago en la avenida Bartolomé Colón. Siempre nos tocaba pasar cuando estaban subiendo la Bandera y tocando el Himno Nacional y todos los soldados en fila en la base, y las personas en la calle y en los vehículos se detenían y hacían reverencia a los símbolos patrios. Mientras esto ocurría yo miraba con detenimiento todos los aviones colocados en filas, los P-51D Mustang, los P-47D Thunderbolt, los AT-6 Texas, los DC-3 y los C-47. Me fascinaban sus colores y sus camuflajes verde oscuro y marrón claro.

La razón por lo que me gustan los aviones

Crecí viéndolos volar todos los días sobre mi ciudad natal de Santiago. Me gustaba oír cuando los P-51D Mustang encendían sus motores y como despegaban uno a uno de la pista. Me quedaba observando como realizaban sus maniobras, piruetas, rizos, toneles, barrenas y caídas de ala, los miraba hasta que aterrizaban en fila india con su tren de aterrizaje abajo en la base aérea. Siempre quise tener y volar uno de esos aviones P-51D, soñaba con ser piloto; esa es la razón por lo que me gustan los aviones. Pero la razón principal por la que recuerdo a los P-51D, es que estos hacían prácticas aéreas de bombardeo y volaban en picadas sobre la base aérea. Cuando pasaban muy bajo con sus motores rugiendo, todos se asustaban y las muchachas se metían debajo de los pupitres gritando, creían que los aviones caerían en el colegio, porque este estaba muy cerca de la base. (Yo me reía mucho de ellas).

La realización de un sueño

A mí me gustaba (me gusta todavía) dibujar los aviones P-51D en mis mascotas escolares (las llenaba con los dibujos los cuales no me quedaban tan bien), pero como los Mustang volaban muy alto no se podían ver bien por eso siempre quise ir a la base aérea para poder ver de cerca los aviones, era muy joven y mis padres no me dejaban ir solo. Pero un día  mi sueño se hizo realidad. En el colegio cada fin de mes íbamos a visitar lugares históricos de la ciudad como el Teatro Colón, el Monumento a los Héroes de la Restauración o a una empresa  diferente para aprender cómo se hacen las cosas; por ejemplo siempre íbamos a las compañías de refrescos  Coca Cola y Pepsi Cola para ver como se hacen los refrescos, o a la panificadora  Pan del Norte, para ver como se hacen los panes y cuando terminábamos el recorrido nos daban refresco y bizcochos. A todos los alumnos de mi curso nos gustaba ir a esos lugares. Un día la profesora  preguntó ¿que a dónde queríamos ir? Un grupo pidieron ir a la Coca Cola y otros a la Pepsi Cola, otros a la panificadora Pan del Norte, ninguno se ponía de acuerdo. Esta era mi oportunidad y no la quería dejar pasar entonces levanté la mano y dije que por qué no íbamos a la base aérea para ver los aviones, a la profesora le pareció una buena idea ir allí. Le expliqué que ya fuimos a todas esas empresas y aún no se había ido a la base aérea. Esta idea no les cayó muy bien a los demás alumnos. Todo el curso quería ir a otra parte sólo yo quería ir a la base aérea y estaba muy contento pero mis compañeros no, y me miraban con ojos asesinos.

Un pequeño inconveniente

Pero había un pequeño inconveniente dijo la profesora y era que teníamos que pedir un permiso a la base aérea para poder ir allá. Entonces ella habló con la directora del colegio Doña Mariana viuda Carter, para que pidiera el permiso; Así al día siguiente diría si íbamos a poder ir o no. Al otro día yo estaba asustado pensaba que no iríamos a la base pero no fue así, la profesora dijo que si, que nos habían dando el permiso.

Mi encuentro con los P-51D

Así que partimos, no sólo fueron alumnos de mi curso, también llevaron de otros cursos. El bus estaba lleno, tuvo que dar varios viajes. Por eso fue que nos habían dado el permiso, al parecer la directora le dijo que enviaría varios cursos a visitar la base aérea y ellos accedieron con mucho gusto. Cuando llegamos  nos bajamos del bus escolar que nos llevó allí. Ahí estaban todos los aviones en fila. Era impresionante ver su tamaño, y también su forma aerodinámica era hermosa. Estaba muy nervioso, y no era para menos, yo no me encontraba en un museo ni en una feria aérea, frente a mi estaban aviones P-51D Mustang, operativos militarmente hablando. Entonces las profesoras  que fueron con nosotros nos pusieron en fila y llegó un grupo de soldados los cuales hicieron varias demostraciones. Lo que más encantó es, con que maestría manejaban los fusiles. También sus movimientos sincronizados. Cuando terminaron los aplaudimos porque hicieron una asombrosa demostración.

Un poco de historia

Después nos llevaron donde estaban los P-51 estacionados y llego un militar (era un instructor de vuelo), que después de saludarnos nos habló un poco de historia diciendo que la Fuerza Aérea Dominicana (FAD)  es una de las tres ramas de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, junto con el Ejército y la Marina. En tiempos del dictador Rafael Leónidas Trujillo, era la más poderosa de Centro América y el Caribe; la ambición de Trujillo era poner al país en la punta de la lanza de la aviación militar latinoamericana, Así mediante el decreto 283 creó el Arma de Aviación del Ejército Nacional en 1932.


El AMD el arma preferida del dictador

Después el dictador concibió la importancia estratégica de organizar mejor la defensa aérea del territorio nacional. El 15 de febrero de 1948, mediante el Decreto 4918, el Cuerpo de Aviación del Ejército Nacional toma el título de Cuerpo de Aviación Militar Dominicano (AMD), simbolizando su independencia de las fuerzas de tierra.

La AMD se convirtió en el arma preferida del dictador y recibió una parte considerable del presupuesto destinado a la defensa de la Nación. Trujillo quería el avión más poderoso que había en ese momento y ese era el P-51D Mustang un avión caza monomotor de largo radio de acción que entró en servicio con las fuerzas aéreas aliadas en la Segunda Guerra Mundial. Fue construido por los Estados Unidos de Norteamérica. En un principio la AMD tenía planes de adquirir aviones cazas P-51D de la USAF, junto a la contratación de una compañía americana que le diera mantenimiento a su nueva flota de Mustang. Pero estas negociaciones se vieron entorpecida por problemas políticos de la época.


Segunda parte:

La razón de este problema era por un grupo de exiliados dominicanos que se encontraban en Cuba y amenazaron con invadir la isla y derrocar al dictador en 1947. Ante esta amenaza, el gobierno dominicano inició negociaciones en Canadá y en Estados Unidos para adquirir un inventario impresionante de armas, equipos y aviones. Pero como la intención de Trujillo por acabar con este grupo de exiliados era clara, lo que podría provocar una guerra con Cuba, el gobierno de los Estados Unidos bloqueó todas estas ventas, limitando las negociaciones.
Sin embargo, los esfuerzos de los agentes de Trujillo prosperaron en otros mercados. Mediante una compañía intermediaria la AMD adquirió 32 cazas P-51D Mustang veteranos de la Real Fuerza Aérea Sueca. Estos aparatos se encontraban en excelentes condiciones, ya que habían sido adquiridos como medida interina por los suecos durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Eventualmente un grupo de 12 mecánicos suecos fueron contratados y éstos se trasladaron a Santo Domingo.

La Época de Oro

Siendo ya la Aviación Militar Dominicana una institución con equipos aeronáuticos de los más modernos, a principio de la década de los cincuenta, el gobierno de Trujillo realizó una ambiciosa expansión de la fuerza aérea que incluyó la construcción de una docena de Bases Aéreas. Entre estas bases se encuentra la que para ese entonces enorme Base Aérea Presidente Trujillo, el 23 de marzo de 1953, el Presidente de la República, deja inaugurada esta moderna Base Aérea, que serviría como asiento de tan prestigiosa fuerza militar. Esta base, a la caída de la dictadura, seria renombrada como Base Aérea de San Isidro.
Para 1955 la Aviación Militar Dominicana estaba formada por unos 240 aviones de diferentes tipos y 3,500 efectivos, sin duda, la más poderosa en toda Latinoamérica. Se llevó a cabo uno ligera reorganización de la fuerza de combate, creándose el “Escuadrón Ramfis” (el nombre venía del hijo del dictador Trujillo que era el comandante de ése escuadrón) en la BA Trujillo, dotado de unos 140 aviones de combate (existían por lo menos 6 escuadrones con Mustang dentro del “Escuadrón”) y el escuadrón de caza-bombarderos, también conocido como “Escuadrón Leonidas” (por Rafael “Leonidas” Trujillo), que tenía cerca de 50 aeronaves.

En mayo de 1960 el personal sueco que brindaba apoyo a la flota de cazas P-51D Mustang abandonó el país, con lo que marcar como el principio del fin de la época dorada de la Aviación Militar Dominicana. El 30 de mayo de 1961 Trujillo fue asesinado, un nuevo gobierno al mando del Doctor Joaquín Balaguer toma control del país. El 9 de febrero del año 1962, el Poder Ejecutivo emite el Decreto Número 7222, mediante el cual el Cuerpo de Aviación Militar Dominicana (AMD), símbolo de la dictadura Trujillista, fue re-estructurada y renombrada Fuerza Aérea Dominicana (FAD), con asiento en la Base Aérea "San Isidro", antigua "Presidente Trujillo".. Hasta el día de hoy tiene ese nombre.

Cómo funcionan los aviones 

El militar nos siguió explicando cómo funcionaban los aviones, y nos enseñó que la estructura de un avión presenta cuatro componentes: fuselaje, alas, empenaje de cola y tren de aterrizaje, y como se llamaban cada una de sus partes (las hélices, el tren de aterrizaje, los alerones, el estabilizador horizontal y vertical, y las luces de navegación). Y cuáles eran sus características generales y su rendimiento.

Características generales: del P-51D Mustang 

País de origen: Estados Unidos Tipo: Caza monoplaza motor: Packard (Rolls Royce Merlín) V-1650-7 en línea de 1490 hp (1112 Kw.)
Su rendimiento:
Máxima velocidad: 704 Km. /h. Techo de servicio: 12770m. Alcance: 3347 Km. Peso: 3232 Kg. vacío, 5262 Kg. cargado.
Dimensiones: 11.28 m envergadura, 9.85 m longitud, Altura 3.71 m, Superficie alar de 21.65 m2.

Nos mostró el Armamento que iban en cada ala, seis ametralladoras de 12,7 Mm con 400 proyectiles por arma interna y 270 por arma externa y bombas de 907 Kg. en dos soportes subalare. También nos mostró la bencina con que llenaban los tanques de combustibles que estaban en cada ala del avión, nos subieron en ella de dos en dos de cada lado para ver la cabina de mando (carlinga) por dentro. Primero a las hembras y luego a los barones. Cuando me toco mi turno de subir no lo podía creer no solo lo estaba viendo también lo tocaría en ese momento yo escuchaba trompetas. Mientras el militar nos seguía explicando para que servía cada instrumento. A decir verdad yo no entendía nada por que estaba muy emocionado.

Los P-51 Mustang en acción 

Entonces llegaron los pilotos con sus uniforme de una sola pieza confeccionada en material no inflamable, (aramid) color verde olivo con seis bolsillos distribuidos al frente con cremalleras. Con su Gorro de color Azul añil y Guantes confeccionados en piel y gamuza, color verde olivo y Botas negras. Nos saludaron a todos y las muchachas estaban alborotadas cuando lo vieron, luego nos llevaron un poco más retirado para que pudiéramos ver como despegaban los P-51D. Los pilotos después de chequear todo, se subieron a los aviones se colocaron sus paracaídas y el casco, luego cerraron la cubierta de la cabina y encendieron los motores, el ruido era tan fuerte que no nos podíamos oír hablar. Tenía todos los pelos parados de punta. Mi corazón parecía que quería salírseme del pecho, aquello era emocionante. Los aviones despegaron y empezaron hacer sus prácticas aéreas como siempre lo hacían.

Ese día sería inolvidable 

Entonces el militar pregunto: ¿que quienes querían ser pilotos?, todos me miraron y levante la mano y el me felicito. Después de eso nos mostraron el resto de la base, como la torre de Control aéreo, los demás aviones y los vehículos militares blindados que se encontraban allí (Tanques de guerra, camiones y Jeeps), y cuando terminamos el recorrido nos fuimos al comerdor de la Base Aérea donde nos tenían un refrigerio; después nos fuimos en el bus otra vez a la escuela, la profesora Alma García le dijo a todos que me dieran la gracias por ser el único que pidió ir a la base aérea para ver los aviones, para mi ese día seria inolvidable.

Otras visitas a la Base Aérea 

Durante los años 80 y 90 yo visité varias veces la Base Aérea, pero los P-51 ya no estaban ahí. En 1984 la FAD dio de baja a todos los P-51D Mustang. La FAD logró vender estas históricas máquinas como piezas de museo operativas. La República Dominicana fue el último país que utilizó los P51D como arma militar y fue usado en combate contra la guerrilla comandada por el coronel Caamaño en 1976.
Una de las visitas mas impórtate fue cuando se celebro el Dominican 500 en 1992 con motivo de cumplirse 500 años del descubrimiento de América en 1492. Para esta celebración se uso la Base Aérea de Santiago para que aterrizaran 500 aviones. Hoy la Base Aérea ya no está ahí, Posteriormente, el 7 de Junio del año 1990, el Comando Aéreo Norte, FAD, fue reubicado a la actual Base Aérea de Puerto Plata, por razones de expansión y necesidad estratégica. Ahora se encuentra el destacamento del Comando Norte de la Policía Nacional.
Cuando paso por el frente mi mente se llena de recuerdos viendo todavía los aviones estacionados en fila con sus camuflajes verde oscuro y marrón claro. Recordando mi primer encuentro con los P-51D Mustang dominicanos.

Tu Marca Aeronáutica

Tu Marca Aeronáutica