sábado, 25 de febrero de 2012

WEST INDIAN AERIAL EXPRESS

El tema que hoy les traigo, continuando con el tema de la aeronáutica, es la historia del contrato de la West Indian Aerial Express, primera empresa de servicios aéreos instituida en la República Dominicana, que tantas conjeturas e historias se han escrito de ella. En este extracto, mostraremos el verdadero origen y funcionamiento de esta empresa aeronáutica, que para finales de la década de 1920, funciono en nuestro país, siendo la pionera en este género.

Para mediados del año 1927, específicamente el 25 de agosto, mediante resolución No. 768, aprobado por el Congreso de la República Dominicana, se realiza el contrato intervenido entre el Gobierno Dominicano, representado por el Sr. M. Martin de Moya, Secretario de Estado de Hacienda y Comercio de esa época, y la West Indian Aerial Express, C por A, representada por el Señor Luis Esteban Bonett, para el establecimiento por tres años, de un servicio semanal de pasajeros y correspondencia. Los países dentro de la ruta a seguir por esta aerolínea eran las  ciudades de Puerto Rico, Santo Domingo, Puerto Príncipe, Haití y Santiago de Cuba y la Habana.

La West Indian Aerial Express, daría un servicio semanal ida y vuelta de correo aéreo, lo mismo que de pasajeros desde las ciudades antes mencionadas, por medio de maquinas aéreas que respondieran a una absoluta seguridad. Esta empresa, conto con 120 para organizar la infraestructura y aeronaves para el funcionamiento optimo de este servicio. Además en el contrato, debería establecer en la República Dominicana, una empresa de servicios de transporte terrestre y marítimo.



Dentro de las remuneraciones estipuladas del contrato de servicios aéreos, la West Indian Aerial Express percibiría por cada libra de carga, un valor de US$2.50, lo cual aseguraba que mensualmente el gobierno debía pagar la suma de US$500.00 aunque no se llegara a cumplir con la cantidad de libras estipulada. Además de todo este beneficio, esta empresa percibiría la suma de US$1,500.00 como subsidio para garantizar la efectividad del servicio establecido. Otro beneficio adquirido por la empresa mediante este contrato era la excepción de impuestos de importación de equipos y piezas para las aeronaves, para de esta forma garantizar su funcionamiento permanente.

Este contrato además estipulaba, que mediante las negociaciones ante organismos internacionales, se diligenciara la concesión en los diferentes países donde aterrizara esta aerolínea, la posibilidad de exoneración de impuestos para tales fines. Contemplaba el establecimiento de franquicias telegráficas, radiográficas y telefónicas en dependencias del Estado Dominicano, para eficientizar el desenvolvimiento de dichas oficinas.

Los primeros pilotos en incursionar en este negocio fueron, el puertorriqueño Rafael Colorado, el norteamericano Basil Row, experimentado piloto de la primera guerra mundial y el mecánico de aviones Antonio Seijo, estos arribaron a nuestro país tripulando una aeronave de tipo Fairchild 2 y WACO, hidroplanos y con ruedas, dispuestos a contribuir y estructurar una línea aérea comercial. Para tales fines, se erogo la suma de dieciocho mil dólares (US$18,000.00), para compra de aeronaves y construcción de la infraestructura necesaria. Las aeronaves que fueron utilizadas por esta empresa eran denominadas la “Santa María” y “La Pinta”, nombres alegóricos a las carabelas utilizadas por Cristóbal Colón en el descubrimiento del nuevo mundo, se debe resaltar, que esta empresa en años anteriores ya había incursionado en el negocio de transporte de correo y personas desde Cuba hacia los Estados Unidos para inicios de 1920.


Nativos miran el avión trimotor en 1927 de West Indian Aerial Express Keystone K-47 Pathfinder en el suelo en algún lugar de Haití

Con este extracto de nuestra historia aeronáutica, damos continuidad a nuestro aporte, dando a conocer parte de nuestra historia, con temas tan interesantes como el de la primera aerolínea comercial de la República Dominicana, gracias y hasta la próxima entrega. (Publicado el 25 de febrero de 2012, periodico La Información de Santiago de los Caballeros).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Marca Aeronáutica

Tu Marca Aeronáutica